Asociación - nuestras misiones

  • Latinoamérica posee vastos territorios sin infraestructuras terrestres, que están escasamente habitados, cuando no totalmente desiertos. Sus gigantescos bosques tropicales están sembrados de aviones desaparecidos para siempre.

Misiones

Cientos de aviones han desaparecido en Latinoamérica, un área de 20 millones de kilómetros cuadrados, el doble de la Europa continental, con la misma densidad de población que Islandia: 2 personas/km2. Un poco menos de la mitad de América Latina, 8 millones de km2, está cubierta de bosques y selvas.

En un territorio tan extenso, con escasas o nulas infraestructuras de superficie y casi deshabitado, el avión es el transporte preferido y hasta obligatorio. Entre los cientos de aviones desaparecidos, missing.aero eligió cuatro casos representativos. Cuatro casos a resolver, cuatro misiones para llevar a cabo.

1927: "Port of Brunswick"

El miércoles 25 de agosto de 1927, Paul Rinaldo Redfern, 25 años, despegó desde Brunswick, Georgia (Estados Unidos) para un vuelo sin escalas hasta Río de Janeiro. Iba solo, a bordo del "Port of Brunswick", un Stinson SM-1 Detroiter (NX773) especialmente preparado para lo que iba a ser el vuelo sin escalas en solitario más largo de la historia: 8.500 kilómetros en 60 horas de vuelo. A modo de comparación, Charles Lindbergh había logrado en solitario, en mayo del mismo año, el vuelo Nueva York – París, de 5.800 kilómetros en 33.30 hs. de vuelo.

Los días siguientes al despegue de Redfern, los testimonios del paso de un avión por lugares remotos, a veces a cientos de kilómetros unos de otros, se suceden. Al menos trece expediciones de rescate se pusieron en marcha para encontrarlo, sin éxito, en un período de diez años. Testimonios más que dudosos o fábulas increíbles lo sitúan viviendo con indígenas, como prisionero, o voluntariamente, en Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam y la Guayana francesa.

La misión "Port of Brunswick" tiene como objetivo encontrar trazas del avión de Paul Rinaldo Redfern, perdido en algún lugar de América del Sur en 1927.

1933: "Cuatro Vientos"

El 10 de junio de 1933, Joaquín Collar Serra y Mariano Barberán y Tros de Ilarduya despegan del aeródromo de Tablada, en la ciudad española de Sevilla, para un vuelo que iba a llevarlos sin escalas a La Habana, Cuba y, en una segunda etapa, a México City.
Los dos pilotos están al mando del "Cuatro Vientos", un Breguet XIX GR Super Bidon, construido especialmente para sus dos misiones: hacer un vuelo sin escalas desde España a las Indias Occidentales y así superar el récord de vuelo trasatlántico más largo, y explorar una conexión aérea en el Atlántico central que pueda servir como ruta para todas las comunicaciones aéreas entre Europa y América central.

El vuelo terminó con éxito su primera etapa de 7.800 kilómetros y aterrizó en Camagüey, Cuba, después de 40 horas de vuelo sin escalas. El mismo día despega hacia La Habana, para preparar la segunda parte de su viaje: unir sin escalas el aeropuerto de Balbuena, en México City, y luego continuar hacia los Estados Unidos.

El 20 de junio de 1933, el "Cuatro Vientos" despega del aeropuerto de Columbia en La Habana, a las 5:52 para dirigirse hacia México City, siguiendo la ruta aérea comercial habitual: La Habana, el canal de Yucatán, Mérida, Campeche, Ciudad del Carmen, Villahermosa, Minatitlán y Veracruz, y llegando luego al altiplano, evitando así sobrevolar los volcanes, hasta su destino.
El plan supone 12 horas de vuelo para cubrir una distancia de 1.920 kilómetros.

Ciudad del Carmen es el último lugar oficial donde se observó al avión, a las 10:45. Los testigos dijeron que vieron al avión volando sobre la ciudad, describiendo un amplio círculo por encima del aeropuerto y luego dirigirse hacia el oeste a lo largo de la costa, hacia Veracruz.
Según fuentes no oficiales, se observa posteriormente el "Cuatro Vientos" y se escucha en diferentes lugares del viaje hasta Villahermosa.

El mismo día, a las 20:30 horas, la ausencia de noticias del "Cuatro Vientos" hace sonar las alarmas y la búsqueda comienza al día siguiente.

Las operaciones oficiales de búsqueda por aire y tierra se llevaron a cabo durante casi un mes, sin ningún resultado.
El descubrimiento de una cámara de aire de neumático, que pertenecía probablemente al "Cuatro Vientos", tres días después de la tragedia, en una playa del Golfo de México, sugiere la tesis de un accidente sobre el mar.

Sin embargo, un rumor apareció ocho años después del suceso y se prolonga hasta hoy en algunos círculos, sobre la base de pruebas orales y escritas de un accidente de avión en la Sierra Mazateca y el asesinato de los dos miembros de la tripulación con fines de pillaje. Este rumor se propaga por el descubrimiento en una cueva del Cerro Guacamaya (Sierra Mazateca) de restos de una aeronave, y de sus dos ocupantes, enterrados. Ninguna confirmación oficial de su pertenencia al "Cuatro Vientos" fue jamás proporcionada. Finalmente, búsquedas submarinas en el Golfo de México no dieron tampoco resultado alguno. El misterio sobre la suerte del avión y sus ocupantes sigue siendo total.

La misión "Cuatro Vientos" tiene como objetivo encontrar trazas del avión de Joaquín Collar Serra y Mariano Barberán y Tros de Ilarduya, perdido en algún lugar de México en 1933.

1965: Fuerza Aérea Argentina TC-48

El domingo 31 de octubre de 1965, dos aviones de transporte de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) dejan la base aérea militar de la ciudad de Córdoba, en Argentina, para conectar, en múltiples etapas, con California, en Estados Unidos.
Se trata del viaje de instrucción de fin de estudios de los cadetes de la Escuela de Oficiales de la FAA. Los aviones están identificados con las matriculas militares T-43 y TC-48.

La mañana del miércoles 3 de noviembre de 1965 los dos aviones despegan de la base aérea de Howard-Balboa, en la Ciudad de Panamá, capital de Panamá, para un vuelo directo que debía llevarlos al Aeropuerto Internacional de Ilopango en San Salvador, capital de El Salvador. Ambos aviones se siguen a unos pocos minutos de diferencia. El T-43 aterrizó en su destino sin incidentes.

El TC-48 es un Douglas C-54 G (s/n 35983), construido en 1945, versión militar del transporte civil cuatrimotor Douglas DC-4. El avión lleva nueve miembros de tripulación, 5 pasajeros y 54 cadetes.

Informes no verificados señalan al TC-48 en emergencia, con uno o dos motores en fuego, sobre el mar o tierra adentro, a través de comunicaciones por radio o por testimonios de testigos directos.

Las primeras operaciones de búsqueda se inician inmediatamente en busca del TC-48, en Panamá y en Costa Rica, en tierra y sobre el mar. Un informe de la FAA concluye con un accidente en el mar y la primera ola de búsquedas se detiene.
Sin embargo, testimonios no verificables indican que el sitio del accidente del TC-48 se encuentra en la selva entre Panamá y Costa Rica, combinado con historias increíbles y extravagantes.

Las familias de los desaparecidos realizan regularmente búsquedas sobre el terreno y la FAA lanzó, en repetidas ocasiones, búsquedas terrestres en la misma zona, sin éxito.
En 2016 la FAA anuncia el envío de nuevas expediciones de búsqueda.

La misión "TC-48" tiene como objetivo encontrar rastros del "avión de los cadetes" perdido en algún lugar de América Central en 1965.

2014: Air Services 8R-GHE

El domingo 28 de diciembre de 2014, un bimotor de la compañía aérea Air Services Limited (ASL) despega para un vuelo en Guyana, desde Mahdia a Karisparu, a 50 km de distancia.

El avión, un Britten-Norman BN-2A-6 Islander (c/n 269), construido en 1971, lleva los colores de su empresa y la matricula civil 8R-GHE. A bordo se encuentran dos miembros de tripulación y una carga no determinada.

A pesar de una intensa búsqueda, llevada a cabo durante 21 días, aún se desconoce el destino de la 8R-GHE y su tripulación.

La misión "GHE-8E" tiene como objetivo encontrar rastros del Islander 8R-GHE de ASL, perdido en algún lugar en Guyana en 2014.