"Cuatro Vientos" - las búsquedas

  • Las zonas pantanosas del Estado de Tabasco, en México, han sido sobrevoladas durante las búsquedas del “Cuatro Vientos”.

Las búsquedas


Las operaciones de búsqueda oficiales, por vía aérea y terrestre, duraron durante casi un mes. Sin ningún resultado.
El descubrimiento de una cámara de aire de neumático que probablemente pertenecía al "Cuatro Vientos", tres días después del drama, acreditó la tesis de un amerizaje forzoso. Sin embargo, un rumor comenzó a correr ocho años después de los hechos y se prolongó hasta hoy en ciertos medios. Basado en testimonios orales y escritos, el rumor habla de un aterrizaje forzoso del avión en la Sierra Mazateca y del asesinato de ambos miembros de la tripulación con fines de rapiña. Este rumor fue erróneamente confirmado por el descubrimiento en una cueva del Cerro Guacamaya (Sierra Mazateca) de los restos enterrados por un avión y de sus dos ocupantes.

Sin embargo, ninguna confirmación de una relación de esos restos con el "Cuatro Vientos" pudo ser abastecida. Finalmente, investigaciones submarinas en el golfo de México no dieron tampoco ningún resultado El misterio sigue siendo total.


Búsquedas oficiales mexicanas

La alerta fue dada el mismo día del vuelo, el 20 de junio 1933 a las 20h30, hora local de México, por el Primer magistrado de México al Jefe de Estado mayor. Las búsquedas oficiales empezaron el día siguiente.
La aviación militar mexicana coordinó las operaciones de búsquedas. Dieciséis escuadrillas mexicanas sobrevolaron zonas de búsqueda en los estados de Campeche, Tabasco, Chiapas y Veracruz, totalizando 300.000 km2. Las búsquedas abarcan zonas forestales entre los paralelos 15° y 20° Norte, la frontera con Guatemala, las costas, una gran parte del golfo de México y la bahía de Campeche. Durante casi un mes, las búsquedas continuaron en México y en Guatemala con miembros del ejército, de la marina y de otros cuerpos de la seguridad, así como también con civiles: millares de personas recorrieron más de 200 km2.
A pesar de un gran despliegue de medios, ningún resultado fue obtenido.

Indicio descubierto
Tres días después de la desaparición del "Cuatro Vientos", el 23 de junio de 1933, un campesino descubrió sobre una playa de Chiltepec (Estado de Tabasco) una cámara de aire de neumático de automóvil de color rojo, con la inscripción "National Pirelli Manresa 30 x 4,50". Una vez terminadas las búsquedas oficiales, la cámara de aire fue llevada a Veracruz y recibida por el embajador de España en México.
La dirección de la aviación militar del Ministerio de la guerra en Madrid consultó la empresa Pirelli, que declaró que la cámara de aire había sido fabricada en Manresa el 2 de noviembre de 1932, pero no pudieron dar con el nombre del comprador.

Según los periódicos mexicanos, el embajador de España en México declaró más tarde que el Ministerio de Guerra había identificado la cámara de aire como uno de las dos embarcadas como salvavidas a bordo del "Cuatro Vientos". La cámara de aire, así como la inmensa mayoría de la información disponible en relación con el "Cuatro Vientos" desapareció durante la Guerra civil española (1936 - 1939).

Se supone entonces que el avión se perdió en el mar, abatido por una tempestad en el Golfo de México.

El mecánico y asistente del "Cuatro Vientos", el sargento Madariaga, fue también interrogado sobre la procedencia de esta cámara de aire, pero su testimonio se contradice según las fuentes consultadas. Habría confirmado que los pilotos las habían atado bajo los asientos para servir de salvavidas en caso de necesidad pero también habría dicho que cámaras de aire no formaba parte del material a bordo.

El 28 de junio de 1933, la Secretaría mexicana de guerra anunció oficialmente la desaparición del "Cuatro Vientos" y la suspensión de las búsquedas, retirando todos los medios oficiales del ejército, aéreos y terrestres, dejando a la iniciativa privada la organización de expediciones futuras.
Según la versión oficial, basada en este único indicio encontrado, el avión derivó de su ruta debido al mal tiempo y cayó a mar.
Esta tesis de un aterrizaje forzoso en el mar fue aceptada durante años en España.


Búsquedas oficiales españolas

En diciembre de 1933, el célebre aviador republicano Ramón Franco (hermano del dictador Francisco Franco y piloto de "Plus Ultra" en el vuelo España - Argentina) es nombrado agregado militar español en Washington, en los Estados Unidos.
Viajo a México para dirigir una investigación oficial sobre la desaparición de "Cuatro Vientos", interrogó a algunas personas, asistió a cócteles y recepciones y decoró a los pilotos mexicanos que habían participado en las búsquedas.
En 1934 envió un informe a Madrid que, con casi con toda la información disponible en relación con el "Cuatro Vientos", desapareció durante la Guerra civil española.


Búsquedas privadas

1941
En 1941, ocho años después de la desaparición del avión, surge un rumor que fue alimentado por la prensa durante setenta años: el avión habría caído en la Sierra Mazateca, montañas de la Sierra Madre de Oaxaca, al norte del Estado de Oaxaca, cerca de la frontera con los Estados de Veracruz y de Puebla.
Un grupo de indígenas habría visto el avión estrellarse y habría asesinado Barberán y Collar para robarles sus pertenencias. El rumor tuvo por origen el testimonio oral de una mujer al propietario del rancho la Paz, Antonio Avendaño. Ella le confesó que su marido y otros hombres vieron caer el avión y se aproximaron al lugar del accidente. Vieron que "el calvo" (Barberán) tenía las piernas rotas pero el otro (Collar) estaba bien. Luego los mataron para robarles sus bienes.

Esta historia fue divulgada a un granjero, Julián Díaz Ordaz (de la familia de Gustavo Díaz Ordaz, que será presidente de México de 1964 a 1970), viviendo cerca del pueblo de Santa María Chilchotla (Estado de Oaxaca). Este último decidió enviarle una carta al director de la revista mexicana Hoy, asegurando que los pilotos habían caído sobre una cresta de la Sierra Mazateca y que un grupo de indígenas liderados por Bonifacio Carrera los mató para robarles.
La revista envió reporteros al lugar durante varios meses, pero las expediciones no pudieron aportar ninguna prueba, obteniendo solamente los testimonios de personas que decían haber oído las declaraciones de otras personas, así como la enumeración de los nombres de los pretendidos culpables (Bonifacio Carrera, Rainaldo Palancares y dos de sus hijos).
A partir de este material, la revista Hoy fue publicando durante varios meses el drama que se habría vivido en esta zona. Las publicaciones fueron interrumpidas por la censura oficial del gobierno mexicano, para evitar el descrédito nacional si los detalles de la tragedia se conocían en el extranjero.

Los reportajes publicados se convirtieron en un éxito enorme para el periódico mexicano. Esta versión se generalizó luego en los medios de comunicación y regularmente fue alimentada con variantes, la inmensa mayoría inverosímiles.
Estas historias hacen pensar a algunos que el "Cuatro Vientos" fue sorprendido por una tempestad muy fuerte que lo obligó a realizar un aterrizaje de urgencia en esta región.

1950
A finales de los años 1950, el historiador de Oaxaca, Jorge Mejías Torres, tiene en su poder una pistola militar española, de la marca Gabilondo, fabricada en Eibar, con la leyenda "Plus Ultra" que uno de sus tíos habría comprado en el pueblo de Córdoba (Guacamaya) en 1934. Este objeto fue atribuido por algunos a los pilotos del "Cuatro Vientos", aportando un argumento suplementario para apoyar la tesis del aterrizaje forzoso en la Sierra Mazateca y el asesinato de sus miembros de tripulación para apoderarse de sus pertenencias. Pero la pertenencia de esta arma a uno de los pilotos fue invalidada más tarde.

1964
En 1964, el teniente general mexicano Serrano de Pablo declaró en un artículo de la revista Ya que Barberán y Collar fueron asesinados en la Sierra Mazateca, sus pertenencias pilladas y el crimen disimulado.

Hasta los años 1980
Durante años, diversas búsquedas privadas fueron llevadas a cabo por periodistas, sin aportar ninguna información verificada. Uno de ellos, Jesús Salcedo, periodista del Canal 13 de la TV mexicana, especialista en aeronáutica e investigador sobre el terreno, se dedicó a busca el "Cuatro Vientos" por sus propios medios. En los años 1980, recorrió la Sierra Mazateca e interrogó a indígenas quiénes habían relatado la suerte trágica de los pilotos y mencionado los nombres de los supuestos asesinos.
Estos "hechos" han sido avalados más tarde por diferentes instancias oficiales de la municipalidad de Puebla y por el Ministerio de la defensa de México. Así, a finales de los años 1980, el General de división mexicano Gregorio Guerrero Caudillo afirmó a la televisión que el avión se había estrellado en la zona de Cerro Guacamaya (Estado de Veracruz, Sierra Mazateca) y que los pilotos fueron asesinados y el avión y los cadáveres enterrados.

1995
En abril de 1995, en un acantilado del Cerro Guacamaya, una cueva de 30 m de profundidad fue explorada. A aproximadamente 10 m de la entrada reposaban los restos de un avión, inclinado a 90 grados, así como los cuerpos de dos pilotos. La Compañía Aeropostal con su presidente, Julián Aparicio, y el gobierno mexicano llevaron a cabo una investigación a la cual participó el periodista Salcedo. Concluyeron que los restos del "Cuatro Vientos" y de los pilotos habían sido transportados desde el lugar del accidente hasta la cueva y enterrados para disimular el asesinato. Sin embargo, los expertos aeronáuticos españoles no pudieron confirmar que los restos encontrados eran del "Cuatro Vientos".

1996
En 1996, el historiador del museo de Air de la base de Cuatro Vientos, Juan Manuel Riesgo, reconoce la veracidad de la versión aportada por Salcedo, en lugar de los resultados finales de los análisis (entre los que están pedazos de fuselaje del avión encontrado en la cueva de Guacamaya). Según Riesgo, estos "hechos" han sido revelados tan tarde porque el gobierno mexicano no podía hacer oficial que los pilotos hubieran sido asesinados.

2003
En marzo de 2003, una expedición submarina fue emprendida en el golfo de México por el buque oceanográfico Onjuku y el ejército mexicano, entre Frontera y Paraíso y en las bahías de Coatzacoalcos y de Campeche. Sin resultado.

2014
En 2014, el historiador aeronáutico mexicano Manuel Ruiz Romero Bataller publicó su obra dedicada a la desaparición del "Cuatro Vientos". Convencido que los pilotos no habían llevado a bordo ningún objeto valioso (arma de fuego, dinero, joyas de oro), la tesis de los asesinatos para robar los miembros de la tripulación es, según él, inverosímil.
El entregó las conclusiones del peritaje técnico que hizo la CITAAM (Comisión para la investigación técnica de los accidentes aéreos militares de España). El informe concluye que las "pruebas" presentadas por el periodista Salcedo no pertenecían al "Cuatro Vientos", que la pistola presentada formaba parte de un premio enviado para la fábrica a México en 1957 y que la sola prueba documentada de un aterrizaje forzoso era la cámara de aire Pirelli encontrada tres días después de la desaparición del avión.
Su conclusión es que el avión cayó al mar, abatido por una tempestad en el golfo de México, entre Frontera y Minatitlán.